El derecho del consumidor ha evolucionado más allá del simple acto de acudir a una tienda física y comprar algo. Hoy en día, existen múltiples actores que intervienen en la relación de consumo y a los cuales la Ley le asigna derechos y responsabilidades. Así, una plataforma de comercio electrónico podría tener la misma responsabilidad que el vendedor del producto, cuando éste último infringe la Ley del Consumidor.

El Comercio en Internet, si bien ha generado un mayor dinamismo y sinergia en los actos de consumo, también ha producido una serie de conflictos que no solo involucran a compradores y vendedores, sino también a intermediarios, plataformas de pago y operadores logísticos. A medida que fomentemos las buenas prácticas y la jurisprudencia en este ámbito se vaya asentando, mayor será la certeza jurídica en nuestra manera de conducirnos en la relación de consumo.

Salvo los casos de empresas reguladas, actualmente no existe otra forma de hacer cumplir la Ley del Consumidor que no sea la gestión voluntaria de las empresas, directamente o a través del SERNAC, o bien, la denuncia y demanda ante el Juzgado de Policía Local respectivo. A dicho Tribunal se puede acudir con o sin el patrocinio de abogado, sin embargo, siempre es aconsejable obtener una mínima orientación legal para canalizar y fundamentar su demanda apropiadamente.

Algunos temas del ramo son:

  • Incumplimiento en cuanto al precio o a la calidad de los bienes y servicios, o en su entrega o prestación.
  • Nulidad de cláusulas abusivas.
  • Publicidad falsa o engañosa.
  • Ejercicio de la garantía por daños o desperfectos en el producto y limitaciones de responsabilidad.
  • Daños ocasionados por defectos del producto.
  • Cobros improcedentes y facturación excesiva no consentida por el consumidor.
  • Seguridad en el consumo.
  • Discriminación y negativa injustificada a la venta de un bien o prestación de un servicio.
  • Derechos del consumidor en la internación de productos desde el extranjero.
  • Derecho de los pasajeros del transporte aéreo, nacional e internacional.
  • Derechos de los consumidores de servicios básicos.

Sabemos que muchas veces la cuantía a demandar es demasiado baja como para justificar la contratación de un abogado. Por ello contamos con distintos presupuestos, que se ajusten a la necesidad particular del consumidor. Desde un servicio de orientación y seguimiento, hasta la redacción de escritos judiciales y la representación integral en juicio.